Un estudio demuestra los beneficios de asociar el mindfulness a las intervenciones psicológicas

02.07.2020

El mindfulness es una técnica de reducción del estrés basada en la atención plena. Tiene múltiples aplicaciones a nivel terapéutico: ansiedad, depresión, estrés, manejo de emociones, disminución de la angustia, etc.

El mindfulness consigue que alcances un estado relajado, te despega de tus propias reacciones y te ayuda a verlas con perspectiva y claridad. Gracias a esta práctica podemos tomar las riendas de nuestra mente. Se llega a considerar una filosofía de vida que incluye la práctica de la meditación. Nos ayuda a tomar conciencia de lo que estamos haciendo en cada momento y puede convertirse en herramienta para mejorar nuestra calidad de vida.

Ahora, además, un estudio demuestra que las intervenciones psicológicas basadas en mindfulness tienen grandes beneficios para la salud mental. Ha sido gracias a una investigación llevada a cabo por el Departamento de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía y la Universidad de Málaga. Los especialistas han demostrado que la práctica de mindfulness es muy útil a la hora de mejorar el estado emocional de personas con ansiedad y depresión. El estudio, elaborado a lo largo de los últimos diez años, confirma que asociar el mindfulness a la intervención psicológica mejora muchos aspectos de la salud mental y se obtienen óptimos resultados.