Qué es el trastorno dismórfico corporal

05.02.2020

Cuidar nuestro cuerpo, querer ofrecer una buena imagen física o mirarnos a menudo en el espejo es algo natural. Sin embargo, muchas personas llegan a obsesionarse con su apariencia, especialmente durante los años de adolescencia, pudiendo sentir incluso rechazo por algunos aspectos de su cuerpo. Cuando esta preocupación les atormenta y se muestran constantemente inquietos o enfadados porque el espejo les devuelve una imagen deformada y alejada de la realidad, estamos ante lo que conocemos como trastorno dismórfico corporal -TDC-.

Los afectados por este trastorno psicológico se perciben a sí mismos como feos o desfigurados. A menudo sienten vergüenza, depresión y ansiedad. Incluso muchos intentan solucionar su problema a través de repetidas cirugías plásticas.

El TDC afecta aproximadamente a un 2 por ciento de la población y es especialmente común en personas con un trastorno obsesivo compulsivo. El 30 por ciento de los afectados sufre también desórdenes alimentarios, como anorexia o bulimia.

Aunque el TDC puede darse tanto en hombres como en mujeres, a menudo los primeros sufren una versión particular de este mal conocida como dismorfia muscular o vigorexia, es decir, se ven siempre débiles o en baja forma y recurren a un entrenamiento físico desproporcionado y al uso de sustancias anabolizantes o esteroides.

La intervención de un psicólogo especializado es absolutamente recomendable en casos de trastorno dismórfico corporal, ayudando a la persona a recomponer la forma en la que percibe y valora su imagen y su cuerpo.

Psicología Ortofón - Psicólogos en Valencia