Los saludables efectos de la risa

19.02.2020

Si bien reír no es el remedio universal que cura todos los males, numerosos estudios científicos confirman que el buen humor y la risa aumentan nuestras defensas, favorecen el equilibrio psicológico, protegen contra el estrés y refuerzan el sistema inmunológico. Muchos especialistas han comprobado que la risa renueva nuestra energía y aumenta las posibilidades de cura ante la enfermedad.

Tanto en la infancia como en la adolescencia la risa es un gesto espontáneo muy frecuente. Sin embargo, con el paso de los años la capacidad de reír comienza a disminuir en muchas personas debido a diferentes motivos: el peso de ciertas cargas y responsabilidades que implica la vida, experiencias que dejan una huella emocional negativa, la errónea identificación de la risa con un comportamiento que no debe exhibir con naturalidad un adulto, etc.

Compartir momentos en los que la risa es protagonista ayuda a mejorar las relaciones con otras personas y favorece la empatía.

Las endorfinas, también conocidas como las hormonas de la felicidad, son sustancias producidas por el cerebro que actúan como un eficaz estimulante natural de nuestro bienestar. Entre otros aspectos, las actividades que nos resultan placenteras, los gestos de cariño -un abrazo, un beso, etc.- el ejercicio moderado y la risa producen endorfinas contribuyendo a elevar nuestro estado de felicidad, y éste repercute de forma muy beneficiosa en nosotros.

Si notas que últimamente ríes muy poco y te cuesta recordar cuándo fue la última vez que reíste a carcajadas, quizás un profesional de la Psicología pueda potenciar aquellos aspectos que eleven tu nivel de felicidad y te ayuden a ver la parte positiva de las cosas.

Psicología Ortofón - Psicólogos en Valencia