Cómo enseñarles a ser responsables desde pequeños

22.01.2020

Es conveniente que los niños y niñas adquieran cierto compromiso en relación con el orden y la recogida de sus juguetes desde bien pequeños. En niños y niñas de 0 a 2 años, esta cuestión les permitirá ir adquiriendo autonomía y el valor de la responsabilidad.

De 0 a 1 año

En estas edades los niños no son capaces de recoger los juguetes con los que juegan o simplemente manipulan. A pesar de esto, es importante que vean cómo sus padres los ordenan una vez terminado el momento de diversión. Mientras se guardan los juguetes, conviene que los padres les digan frases como la siguiente: 'Qué bien quedan todos los juguetes dentro de esta caja'. O como ésta: 'Si no limpiamos esta muñeca se sentirá muy triste por estar sucia'. De esta manera se empieza a despertar en los hijos el valor de la responsabilidad y del cuidado de los objetos. Aunque parezcan frases sin mucho sentido, con ellas se producen cambios óptimos en la conducta de los niños a medida que estos crecen.

De 1 a 2 años

En esta edad debemos exponer las reglas de forma clara. Es necesario que el niño nos entienda, para ello se ha de utilizar un lenguaje comprensible para el pequeño. Ha de comprender que cuidando los juguetes va a poder jugar mucho más tiempo con ellos, que estando guardados no se rompen, que se puede jugar a otras cosas en la habitación sin que estorben, que así se evitan las caídas o tropiezos con estos, etc. De esta manera no vivirán las reglas como algo sin sentido.

También es interesante hacer de la recogida de juguetes un juego, así los más pequeños no los vivirán como una pesada obligación, sino como un momento de diversión. De esta forma, en el futuro vivirán las obligaciones cumplidas con satisfacción, como conductas que les hacen sentirse bien.

Cuando el niño está inquieto y no quiere obedecer bajo ningún concepto, es muy útil y al mismo tiempo educativo dejar al niño que piense unos minutos en aquella conducta incorrecta y que se dé cuenta de la necesidad de desarrollar conductas correctas con respecto al trato de los juguetes para que estos le sirvan de diversión durante mucho más tiempo. Por otra parte, cuando los pequeños realizan bien su tarea es conveniente premiarles alabando su buena actitud cuando guardan los juguetes o cuando los tratan bien. Esto le animará a seguir haciéndolo.

Psicología Ortofón - Psicólogos en Valencia