Cómo combatir el insomnio en tiempos de confinamiento

21.04.2020

El insomnio es uno de los síntomas que algunas personas están experimentando en este tiempo de crisis sanitaria y, especialmente, con motivo de la cuarentena que nos obliga a permanecer en nuestras casas. Puede que nos estemos preguntando los motivos de esa falta de sueño o los de un descanso irregular acompañado en ocasiones de pesadillas desestabilizadoras.

En condiciones normales, nuestro cuerpo y nuestra mente están acostumbrados a unos ritmos de sueño concretos que ahora se han modificado: nos despertamos más tarde y también nos vamos a dormir más tarde, con la consecuente desorganización de los hábitos diarios que esto conlleva. La cantidad, la frecuencia y los horarios de las comidas también han podido sufrir cambios. De hecho, son muchas las personas que aseguran picar constantemente entre horas. Nuestro ritmo biológico se ve afectado por estas nuevas situaciones y comportamientos.

Otro de los aspectos que influye de manera directa en la calidad de nuestro sueño es la actividad que mantenemos durante el día. En este tiempo de confinamiento solemos estar mucho menos activos que en circunstancias normales, por lo que el cansancio es mucho menor a la hora de acostarnos. Sin embargo, tampoco es aconsejable practicar ejercicio intenso inmediatamente antes de irnos a dormir.

Si a todo esto añadimos reacciones ante la situación como ansiedad, depresión o el estrés derivado del hecho de no poder salir a la calle o de la amenaza del virus, es lógico concluir que uno de los primeros afectados puede ser nuestro descanso nocturno. Dormir poco y/o mal puede volvernos irascibles y debilitar nuestro estado de ánimo.

Qué hacer si no conseguimos dormir bien

  • Establecer rutinas. Es importante acostarse y levantarse siguiendo siempre las mismas pautas horarias: ir a dormir y levantarse siempre a la misma hora ayudará mucho al propósito de conseguir un sueño reparador.
  • Dormir la siesta es una costumbre saludable que podemos mantener, eso sí, siempre que no comprometa nuestro sueño nocturno y que se trate de una siesta moderada que no sobrepase los 20 minutos.
  • Preparar la habitación para el sueño es muy recomendable. Se ha de crear un ambiente relajado libre de ruidos, por lo que han de evitarse los sonidos de los móviles o aquellos que nos lleguen a través de las ventanas, entre otros. De igual forma, hemos de eliminar la entrada de luz en el cuarto.
  • Si nos despertamos de madrugada es mejor no mirar la hora. Además, no es recomendable comenzar a dar vueltas en la cama cuando no podemos conciliar el sueño, es mejor levantarse y hacer cualquier cosa antes de volver a acostarnos.
  • Una ducha con agua templada nos ayudará a dormir.
  • El alcohol o las cenas copiosas son grandes aliados del insomnio, por lo que siempre debemos evitarlos si queremos conseguir dormir bien.

Psicología Ortofón - Psicólogos en Valencia